Hipnosis Clínica y EMDR en Centro de Psicología de Madrid

La Hipnosis clínica y EMDR en Centro de Psicología de Madrid son técnicas que cuentan con un gran respaldo científico. El componente neurofisiológico que tienen estas dos técnicas, nos permite un trabajo psicoterapéutico con una base sólida y unos resultados estables y duraderos. Por ello, y por la eficiencia clínica que corroboramos cada día, se ha convertido en la base de nuestro trabajo.

La Hipnosis Clínica consiste en facilitar, bajo condiciones terapéuticas, la entrada a un estado de consciencia focalizada a través de la cual podrás acceder a tus recursos personales inconscientes, que se activarán para conseguir alcanzar tus objetivos terapéuticos, establecer nuevas conductas más adaptadas e integrar nuevas formas de aprender de manera inconsciente.

La mente consciente es la que se encarga de razonar, hablar, trabajar y controlar de forma voluntaria las acciones, mientras que la mente subconsciente carece de raciocinio y lógica, pero se encarga de la memoria, las emociones, complejos, sentimientos. Trabaja con imágenes, figuras, olores, emociones y sonido; retiene las enseñanzas dadas con autoridad, las creencias religiosas, las vivencias, prohibiciones y tabúes. Nunca duerme y siempre está preparada para tomar el control en situaciones de riesgo.

Cuando una persona se deja influir por la sugestión hipnótica, se genera un estado de trance que permite a su mente inconsciente acceder de manera más fácil a todos sus recursos, y así se pueden eliminar inhibiciones o bloqueos psicológicos.

Por otro lado, el EMDR está basado en la estimulación hemisférica bilateral con el fin de reactivar el funcionamiento normal del cerebro, ya que puede quedar bloqueado ante vivencias traumáticas. Nuestro objetivo es reprocesar el componente emocional que nos perturbó y bloqueó en un pasado asociado a ciertas experiencias y nos condiciona nuestro comportamiento y nuestra forma de vivir.

La estimulación bilateral puede ser:
1. Visual: El paciente mueve los ojos de un lado a otro guiado por el terapeuta.
2. Auditiva: El paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos.
3. Kinestésica: El terapeuta golpea de forma suave y alterna sobre las manos o los hombros del paciente.

Esto permite y crea la conexión necesaria entre los dos hemisferios cerebrales alcanzando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional. La meta es lograr que el paciente procese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una ‘resolución adaptativa’.

Si te ha gustado este artículo, además de darle a ‘Me gusta’, por favor compártelo con quien creas que le puede resultar interesante. También puedes ponerte en contacto con nuestro centro haciendo solicitando tu cita previa en el siguiente formulario.

[ratings]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. Al continuar navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de Cookies Aceptar