• Nuevo curso

Nuevos propósitos para la vuelta al cole

Llega septiembre, y como todos los años, vuelven los fascículos coleccionables a los quioscos y las listas interminables de buenos propósitos para el curso que empieza (dejar de fumar, retomar el gimnasio, apuntarse a inglés, leer más…ya sabéis de lo que hablamos 😉  ). Y como todos los años, si nos pasamos con esa lista no cumpliremos ninguno de ellos. Por eso, os traemos tres consejillos para que la vuelta a la rutina nos sea más llevadera y todas esas cosas que queremos hacer este curso no se conviertan en un quebradero de cabeza y nos amarguen la semana.

Haz una lista razonable

Indispensable. Si nos planteamos hacer demasiados cambios a la vez, nos van a generar demasiada ansiedad, no vamos a saber por dónde empezar y lo más probable es que no hagamos nada de lo que nos gustaría.

Hazlo por ti

Muy importante también es que esas cosas que queremos empezar a hacer este curso nos motiven realmente. Y diréis: “Qué tontería! Si me planteo hacer tal o cual cosa es porque quiero hacerlo”. Y ahí no os discutimos. Pero, ¿lo quieres hacer por ti? ¿O porque tu madre, marido, hijo, mujer, amigos… te llevan repitiendo todo el año pasado que tienes que darle más caña al inglés, o perder peso? Piénsalo bien. Si de verdad quieres hacerlo ¡enhorabuena! Tienes la mitad del camino recorrido para llevarlo a cabo este año. Si no, canaliza esa energía hacia algo que realmente te importe (por pequeño o tonto que le pueda parecer a los demás).

No satures tu agenda.

Está muy bien que quieras apuntarte al gimnasio, mejorar tu inglés y aprender a cocinar. Y puede que disfrutes mucho con todo ello, pero si cuando tus amigos te dicen de quedar a tomar algo y te cuesta encontrar el hueco, terminas por ir a todas partes corriendo o no tienes ni un ratito para estar tirado por el suelo jugando con tus niños, esas buenas sensaciones de estar haciendo lo que quieres se te van a esfumar con bastante rapidez.

Así que ya sabéis, elegid bien en qué vais a emplear este año vuestra energía, acordaros de guardar tiempo de ocio para improvisar… ¡y a disfrutar el nuevo curso!!!

P.D. Todo esto es también aplicable a los más peques, que a veces se nos va la cabeza y queremos apuntarlos a tantas cosas que se les termina por olvidar qué era aquello de jugar 🙂

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. Al continuar navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de Cookies Aceptar